Dequeísmo… ¿cómo corregirlo?

Dequeísmo, según la rae es lo siguiente:

dequeísmo

Si estáis leyendo este artículo probablemente sabréis que he terminado ya de escribir mi primera novela, y que estoy en plena fase de correcciones.

A partir de aquí me he dado cuenta de lo mucho que no sé, y me he puesto las pilas para aprender e intentar plasmar de manera sencilla, en unos cuantos artículos, los errores que más he cometido y cómo solucionarlos.

Hoy hablaremos del dequeísmo.

dequeísmo

Yo he encontrado una manera muy sencilla para decidirme cuando dudo entre poner “que” o “de que“. A continuación pondré varios ejemplos que vienen directamente de la novela que estoy corrigiendo actualmente.

...pero poco había tardado en darse cuenta de que todo era una estafa bastante lucrativa.

...pero poco había tardado en darse cuenta que todo era una estafa bastante lucrativa.
...esperando una señal que le indicara lo que tenía que hacer a continuación.

..esperando una señal de que le indicara lo que tenía que hacer a continuación.

Con estos simples ejemplos tendremos bastante claro, a partir de ahora, en qué casos hay que utilizar según que expresión.

De que

En el primero, una vez escrita la frase e intentando decidir cuál es la buena, nos preguntaríamos:

¿De qué había tardado poco en darse cuenta?
¿Qué había tardado poco en darse cuenta?

Evidentemente, la pregunta que nos haríamos sería la primera, con lo cual tendríamos que utilizar “de que“, siendo la forma correcta la siguiente:

...pero poco había tardado en darse cuenta de que todo era una estafa bastante lucrativa.

Que

Para el segundo ejemplo nos haríamos las siguientes preguntas:

¿Qué señal esperaba?
¿Qué esperaba de la señal?
¿De qué señal esperaba?

Este ejemplo es más complicado, y más sencillo a la vez, pues nos valen dos de las preguntas, las dos primeras; la tercera no tendría ningún sentido. Utilizaríamos “que“, resultando nuestra frase de manera corregida la siguiente:

...esperando una señal que le indicara lo que tenía que hacer a continuación.

Conclusión

Simplemente nos tendremos que plantear la frase en modo de cuestión, y así nos resultará mucho más sencillo no equivocarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *