¿Cómo organizamos una novela?

En el anterior artículo dejamos claro que una novela debería tener entre 40000 y 200000 palabras. Pero ¿de qué manera nos podemos organizar dentro de la misma para que todo tenga cierto sentido?

A continuación vamos a ir dividiendo la novela de partes más grandes a partes más pequeñas. Esto se hará para simplificar el acto de escritura, ya que nos ayudará a poner límites, a organizarnos e incluso a saber qué es lo que estamos escribiendo.

Esquema básico

La primera división que yo hago es un esquema básico, que supongo todos aprendimos en el colegio (al menos en la EGB), de inicio, nudo y desenlace, con el porcentaje de palabras que tiene que ocupar en el libro.

Inicio → 25%
Nudo  → 50%
Desenlace → 25%

De esta manera y poniendo como ejemplo una novela de 80000 palabras tendríamos lo siguiente:

Inicio → 25% → 20000 palabras
Nudo → 50% → 40000 palabras
Desenlace → 25% → 20000 palabras

Dentro de este esquema definiremos cada una de sus partes:

INICIO: Acaba cuando nuestro personaje toma la decisión de actuar.

NUDO: Es donde se desarrolla la historia, la acción.

DESENLACE: Es donde se define la historia.

Capítulos

Una forma más granular de dividir una novela es en capítulos. La extensión que tendrá cada uno dependerá en parte de la acción que se va a desarrollar en el mismo, de a qué público va destinada la novela y, esto es totalmente personal, de en qué punto de la onda queremos que se encuentre el capítulo en cuanto al ritmo que queremos aplicar en la novela.

El punto más sencillo con el que hacer la planificación de la novela será el público al que vamos a destinar la novela, por lo que tendremos lo siguiente:

NIÑOS: No más de 1000 palabras.

ADOLESCENTES: Hasta las 2500 palabras.

ADULTOS: Hasta las 4000 palabras.

Esto es una estimación para hacer un primer esbozo de la división de nuestra novela, y luego podremos cambiar bastantes cosas dependiendo de los demás factores.

Con el anterior ejemplo tendríamos que dividir cada parte en capítulos, y estos estarán sobre las 2500 palabras de media, aplicaremos esto en nuestro esquema básico del principio:

Inicio → 25% → 20000 palabras → 8 capítulos
Nudo → 50% → 40000 palabras → 16 capítulos
Desenlace → 25% → 20000 palabras → 8 capítulos

Escenas

Esta es la parte más pequeña en la que dividiremos los capítulos y que nos servirá para darle ritmo a los mismos.

Yo, una vez tengo la idea general sobre la que va el capítulo en cuestión, divido este en 3, 4 o 5 partes más pequeñas, las escenas, que tienen coherencia como unidad única.

Las escenas tendrán una extensión de entre 500 y 1000 palabras, por lo que aplicándolo al esquema básico con el que estamos trabajando durante este ejemplo tenemos que:

Inicio → 25% → 20000 palabras → 8 capítulos → de 24 a 30 escenas
Nudo → 50% → 40000 palabras → 16 capítulos → de 48 a 60 escenas
Desenlace → 25% → 20000 palabras → 8 capítulos → de 24 a 30 escenas

Yo creo que la escena es una buena medida para organizar el trabajo de escritura y la utilizo para planificar que es lo que escribo cada día. De esta manera, utilizándola como parte mínima con sentido, puedo escribir una o dos escenas al día y no quedarme a medias de lo que quiero contar y así no perdiendo el hilo para continuar en otro momento.


Con esto ya tenemos un esquema de cómo dividir una novela.

En futuros artículos explicaré los tipos de escenas con los que podemos trabajar y el concepto de onda para el ritmo que comenté anteriormente y que puede resultar algo indeterminado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *