Guión largo (II): ¿Cómo utilizarlo?

El un artículo anterior hablábamos del uso del guión largo y de cómo facilitarlo en el plano técnico para dos de los editores de texto de las plataformas ofimáticas más comunes (Office y LibreOffice/OpenOffice).

Hoy vamos a ver la manera en la que hay que utilizarlo, donde hay que poner los espacios, y los puntos, etc.

Continuar leyendo “Guión largo (II): ¿Cómo utilizarlo?”

Ritmo ¿Cómo aplicarlo a la novela?

En el artículo sobre cómo organizar una novela hablaba muy ligeramente sobre el ritmo, o la onda del mismo, pero lo dejaba ahí:

…de en qué punto de la onda queremos que se encuentre el capítulo en cuanto al ritmo que queremos aplicar en la novela.

Ahora llega el momento de explicar a qué me refiero. Lo haré comparando el ritmo de un relato con el de una novela, todo desde mi punto de vista.

Continuar leyendo “Ritmo ¿Cómo aplicarlo a la novela?”

El gato, las galletas y el botijo

El gato, las galletas y el botijo

Sobre todo, lo que más suele pasar cuando te encuentras en una calle oscura una noche de lluvia, es que te asustes ligeramente si de repente se te cruza algún animal, como una rata o un gato; si éste además te habla, el susto es morrocotudo.

Eso me pasó a mí hará unas dos semanas, y desde entonces no he sido capaz de vivir un día normal. El hecho de cruzarme con un gato, como fue el caso, y que éste me hablara, ya supuso que me preguntara por mi propia salud mental; los hechos que ocurrieron a continuación, me trajeron al momento y al lugar en el que me encuentro ahora.

Continuar leyendo “El gato, las galletas y el botijo”

Guión largo (I): ¿Dónde encontrarlo?

Cuando estamos escribiendo diálogos tenemos que utilizar el guión largo.

Primero vamos a definirlo. Según la wikipedia un guión largo o raya es lo siguiente:

La raya o guión largo (—) es un signo de puntuación. No debe confundirse con el signo menos (–) que es más corto, ni con el guión (-) que es aún más corto. La raya, tampoco debe ser confundida con la semirraya, que tiene la misma medida que el signo menos.

Aquí no voy a hablar de la manera en la que hay que colocarlos, eso vendrá en un próximo artículo, sino de cómo facilitar su utilización en dos de los editores de texto más utilizados: Word (Office) y Writer (LibreOffice/OpenOffice).

En ambos casos queremos utilizar el guión largo o raya, con código 2014 o 0151 en ASCII… pero no voy a complicaros con tantos números.

Continuar leyendo “Guión largo (I): ¿Dónde encontrarlo?”

Escenas: Los cimientos de una novela

En el artículo sobre cómo organizar una novela hablábamos ligeramente sobre las escenas en los siguientes términos:

Tienen entre 500 y 1000 palabras.

Tendremos entre 3 y 5 escenas por capítulo.

Pero hay mucho más por delante en cuanto a las escenas.

Para empezar definiremos lo que es una escena, que según RAE es lo siguiente leyendo las acepciones que nos incumben:

Continuar leyendo “Escenas: Los cimientos de una novela”

Olor a lápiz

Olor a lápiz

El olor a lápiz, a madera recién afilada que muestra su corazón de grafito, me lleva inmediatamente a la silla de la escuela, con patas de metal pintado de verde, con respaldo y asiento amarillos, a la mesa pintada de manera similar, con su bandeja de varillas color marrón, al aula en la que había pasado los primeros años de aprendizaje en mi infancia.

Vuelvo a estar allí, frente a la pizarra, con una tiza blanca entre los dedos, intentando dibujar los ríos que riegan y dan vida a la península, indicando dónde nacen y dónde van a descansar.

Frente a mí, los compañeros de la niñez, con los que había jugado al fútbol y a la peonza, con los que había tirado piedras y petardos y con los que había compartido trastadas y huidas. No habían cambiado, tampoco yo.

Continuar leyendo “Olor a lápiz”

Personajes ¿Cómo crearlos para nuestra novela?

Después de haber definido la estructura básica de nuestra novela tenemos que empezar a generar acción. Para ello necesitamos personajes.

¿Y cómo creamos personajes?

—No creándolos.

Lo anterior puede sonar completamente opuesto, pero aquí va mi lógica.

Continuar leyendo “Personajes ¿Cómo crearlos para nuestra novela?”

¿Cómo organizamos una novela?

En el anterior artículo dejamos claro que una novela debería tener entre 40000 y 200000 palabras. Pero ¿de qué manera nos podemos organizar dentro de la misma para que todo tenga cierto sentido?

A continuación vamos a ir dividiendo la novela de partes más grandes a partes más pequeñas. Esto se hará para simplificar el acto de escritura, ya que nos ayudará a poner límites, a organizarnos e incluso a saber qué es lo que estamos escribiendo.

Continuar leyendo “¿Cómo organizamos una novela?”

¿Qué es una novela?

Vamos a empezar definiendo lo que es una novela, ya que para escribir una primero hay que saber lo que es.

Según la RAE una novela es lo siguiente:

novela

Del it. novella ‘noticia’,’relato novelesco’

1. f. Obra literaria narrativa de cierta extensión

2. f. Género literario narrativo que, con precedente en la Antigüedad grecolatina, se desarrolla a partir de la Edad Moderna.

3. f. Ficción o mentira en cualquier materia.

4. f. Der. Ley suplementaria de un código.

Según la wikipedia obtenemos lo siguiente:

La novela es una obra literaria en prosa en la que se narra una acción fingida en todo o en parte, y cuyo fin es causar placer estético a los lectores con la descripción o pintura de sucesos o lances interesantes, así como de caracteres, pasiones y costumbres, que en muchos casos sirven de insumos para la propia reflexión o introspección.

De todo esto nos vamos a quedar con tres puntos de los que voy a hablar a continuación:

Continuar leyendo “¿Qué es una novela?”

Jurado popular

Jurado popular

Venid nietos, que hoy toca una historia de terror, con las que tanto os divertís pese a las pesadillas que os generan. La historia que os voy a contar ocurrió hace unas décadas, en los albores de las redes sociales, cuando compartir cultura era una moda, mucho antes de que la industria cortara de raíz las ansias que teníamos algunos de crear cosas, por el simple hecho de crearlas y compartirlas.

Por aquellos años eran habituales los concursos para noveles. De cualquier tipo: pintura, fotografía, escritura, etc. Yo no era especialmente bueno en ninguna de esas artes, pero aun así me gustaba participar. Compartir ideas mejor o peor desarrolladas hacía que me sintiera bien, más allá de poder conseguir premios, respeto o reconocimiento.

Esta historia en concreto nos sitúa en la primera década del siglo XXI. El concurso era de escritura del género de terror, lo cual hizo que muchas gentes de mente enferma o demasiado imaginativa y cruel presentaran sus relatos. El vencedor del concurso se fallaría por votación popular y los propios escritores del concurso decidirían quien sería el ganador, lo cual dotaba de cierto valor al mejor relato del concurso.

Continuar leyendo “Jurado popular”