Cuatro amigos

Aquí llega la reseña del primer libro que me he leído este año: Cuatro amigos. Libro que me he leído por recomendación, siempre está bien oir consejos ajenos a la hora de escoger lecturas, pues suelen salirse de lo que uno está acostumbrado.

Sin más dilación, comienza la reseña de Cuatro amigos de David Trueba.

Cuatro amigos

Datos

Este es un libro que ya tiene un tiempo, pues fue publicado en 1999, pero no por ello las historias que en él se cuentan están pasadas de moda, quizá las anécdotas del móvil, que parecerán irreales a la gente de ahora.

El libro tiene 264 páginas, pero se lee rápido, casi siempre el ritmo ayuda; en una semana lo podéis tener ventilado.

Se puede encontrar en varios sitios, yo pongo los datos de mi tienda de referencia, tanto para digital (que para tener casi 20 años el libro sale un poco caro) como para papel.

Resumen

El título lo deja todo claro, es una novela coral de cuatro amigos, en el que uno de ellos hace de narrador. Así contará sus desventuras en el verano intentando huir de la ciudad, intentando no pensar en lo que se tiene o se quiere perder de vista.

En la página de venta podemos ver la siguiente sinopsis:

Detrás del desmadrado viaje de vacaciones de cuatro amigos veinteañeros, se esconde una historia de amor. El protagonista se sumerge en la juerga continua de sus inseparables compañeros tratando de huir del recuerdo de Bárbara, pero cada paso le acerca más a ella. La exaltación de la libertad, de la adolescencia eterna, no evita recordarles que todo se acaba, que tras las carcajadas asoman las frustraciones. Un relato agridulce del final de una época, entre la pura comedia disparatada y el más desatado romanticismo.

Opinión Personal

Creo que si este libro me lo hubiera leído en su momento, en 1999, a mis 18 años, la novela me hubiera parecido una pasada, un reto, la aventura por excelencia en la carretera, con kilómetros por delante y sin destino fijo. Al momento de leerla, con el doble de edad, quizá me haya gustado menos de lo que lo hubiera hecho en aquel momento; pero nunca se sabe.

Los personajes son conocidos de todos nosotros, son estereotipos con los que estamos acostumbrados a vivir, o incluso a ser: está el guapo, el gordo, el que ha sido devorado por la responsabilidad sin quererlo y el que piensa demasiado. No se si es por mí mismo, o porque el autor lo quiso así, me he visto reflejado en este último, que además es el narrador del viaje.

El humor no falta, la realidad cruda de la vida de unos veinteañeros con ganas de beberse el mundo y trajinarse a toda hembra que se les pase por delante, tampoco. Quizá le sobre algo de exceso, podría decirse que los personajes lo flipan demasiado en algunos momentos, y que eso le quita el anclaje con la realidad que el resto de la novela trasmite.

En cuanto a los personajes femeninos, de paso la mayoría, tienen sus altos y sus bajos; aunque hay un personaje por encima de todos, ¿quién no ha tenido en algún momento una Barbara en su vida?, ¿quién no ha dejado escapar, o ha empujado a ello, al amor de su vida?

Resumiendo, que no me quiero ir por las ramas: hay tres o cuatro frases muy potentes en el libro, de esas que te hacen pensar y recapitular, solo por ello ya merece la pena leérselo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *