El Consejo

El final de una saga, o el principio de otra que tuvo un destello de futuro en un pensamiento de hace varios años, ha llegado.

La aventura comenzó en 2016, para su escritura, y en 2017 con la publicación de El Consejo: Conocimiento, en el que se presentaron Daniel, Diana y otros personajes que han intentado contar también su historia.

EL CONSEJO (FULL COVER)

Continuó durante el mismo año, cuando a finales del mismo, pude publicar El Consejo: Habilidad; novela en la que todo se aceleraba y los bandos se empezaban a definir.

El Consejo: Habilidad

Y ha concluido en 2019, con la publicación de El Consejo: Habilidad.

Puedo decir que me ha costado más de lo que imaginaba llegar hasta aquí, pues no es fácil escribir una historia así, y el tiempo ha sido escaso en las últimas fechas, pero estoy muy orgulloso del resultado; hasta que lleguen las críticas…

¿Y ahora qué?

Bueno, tengo otro proyecto para 2020, algo que comencé a escribir hace mucho tiempo, y que dejé a medias; y hasta ahí puedo leer.

Miedo… a publicar

Para empezar diré, aunque seguro que ya lo sabéis si estáis leyendo este artículo, que tengo varios libros publicados. En solitario: una novela corta, un libro de relatos y dos partes de una trilogía. Y en conjunto un par de libros de relatos con mis compañeros de zonaereader.com.

En definitiva: no soy demasiado nuevo en lo que a autopublicar mis libros se refiere.

Pero últimamente no sé qué me pasa, que no saco el último libro de la trilogía de El Consejo a la luz, y creo, sin hacer demasiado autoanálisis, que es miedo.

El libro lleva varios meses terminado, lo he pasado por varias revisiones y no sé por qué aún no lo he publicado; siempre busco alguna escusa para no hacerlo.

Al principio la escusa fue que se había quedado corto, es una novela corta que acaba con la trilogía de una manera aceptable, sin rellenar para llegar a las palabras necesarias para una novela normal, personalmente el último capítulo creo que es lo mejor que he escrito nunca, pero siempre hay dudas.

Otra escusa es la de la portada, no doy exactamente con lo que quiero, pongo pegas a lo que voy haciendo, y un día tras otro el proyecto queda inacabado, postergado.

La última son ideas que se superponen, promovidas por la primera; como es algo corto, unas 37000 palabras, pensé que sería bueno añadir al final algunos relatos de situaciones que ocurren durante la historia general pero que contarlas durante su transcurso estropearía el ritmo, también que podría añadir unos mapas,… siempre es más trabajo que quita tiempo del resto de la vida y que nunca acaba por salir aunque las ideas estén ahí, y el proceso se resiente.

Al final es todo miedo, puro miedo a finalizar una etapa, que empezó un día con la loca idea de hacer una trilogía. Casi igual a cuando dejé por primera vez que alguien leyera lo que había escrito, esa exposición, esa inseguridad, seguro que algunos sabéis a lo que me refiero.

Pero el miedo hay que superarlo, para que otros retos puedan ver la luz, así que desde aquí, con mi pequeño altavoz, prometo que antes del verano publicaré El Consejo III.

He tardado 3 minutos en escribir esa última frase, y no es broma, además de que me he dado cuenta de que no le he puesto su subtítulo, que seguro que conocéis si habéis leído las dos primeras partes.