Del micro al mini

Durante unos días he estado escribiendo una historia a base de microcuentos en twitter, no lo sabía el primer día, al segundo me quedó medio claro que había un hilo conductor, al último estaba seguro de que la historia estaba completa.

Así que, de cinco microcuentos ha salido un minicuento… como si de una fusión de mechas se tratara pra crear un robot más grande.

Otra cosa es el tema, en el que no me encuentro muy cómodo; sabéis que siempre tiro por la fantasía o la ciencia ficción, algo de misterio y asesinato quizá, pero no suelo trabajar este género: interno, romántico, no sé.

Continuar leyendo “Del micro al mini”

Nunca visites al dentista un lunes

Hoy voy a hablar de la novela de las hermanas Ana Escudero y Belén Escudero; una novela de humor, acción, thriller, y no sé cuantos más estilos presentes.

Hoy comento Nunca visites al dentista un lunes.

Nunca visites al dentista un lunes Continuar leyendo “Nunca visites al dentista un lunes”

Fin de las vacaciones

Habréis notado que últimamente no ha habido demasiado contenido, eso ha sido así por las razones habituales de estas fechas, las vacaciones hacen mella a la hora de actualizar contenidos.

De ahí que programé la publicación por entregas de Multidimensional, que si no habéis leído todavía, podéis descargar desde aquí.

Pero ha habido otras razones, una muy importante para mí, que paso a compartir a continuación.

Leer más

Multidimensional

Habéis sido varios los que habéis leído Multidimensional por entregas desde esta web, pero he decidido compartirlo de manera completa, para que podáis descargarlo en varios formatos (epub, fb2 y mobi) y dejárselo a vuestros amigos, conocidos o familiares.

Así que ya está, hoy una entrada corta, que estamos en pleno Agosto.

Aquí está el enlace:

MULTIDIMENSIONAL

Multidimensional

Multidimensional (parte VII – Vueltas)

MULTIDIMENSIONAL

7 – VUELTAS

Mientras que el disco con las sagradas escrituras había estado en su poder, Óscar había conseguido acceder a partes que estaban reservadas únicamente para él, y en las que se explicaba cómo debería actuar a continuación.

Notó el chip en el bolsillo y con aquellos nuevos conocimientos consiguió volver atrás en el tiempo, al momento en el que lo había sustraído de la base secreta en la que lo guardaban. Cuando entró en la cámara de la que lo había tomado, solo segundos después de que aquello hubiera sucedido, lo volvió a poner en su ubicación; con unos pequeños cambios en el a nivel físico y lógico.

Después generó un nuevo catálogo de instrucciones que copió en la máquina que había creado aquel chip, los nuevos diagramas serían seguidos en la clonación de chips similares y a partir de allí todo cambiaría.

Aquel reajuste tardaría algunos años en ser completo, pero Óscar sabía a ciencia cierta qué ocurriría a continuación.

Salió de allí y viajó a la Luna, en el año 2041, y se situó de manera invisible, protegido por sus nuevas capacidades, unos metros por detrás de su yo pasado. Vio cómo la Tierra desaparecía y regresaba instantes después a su lugar original, y percibió las emanaciones de energía revitalizante que desprendía. Se vio también a sí mismo, a su yo pasado, llorando por lo presenciado.

Después, y sin moverse de aquel lugar, generó el disco de datos con las sagradas escrituras. Átomo a átomo, y con la mismísima arena Lunar, dio forma al circulo perfecto que contenía todo su conocimiento. Restringió datos para que únicamente él pudiera leer, e introdujo obligaciones para sus futuros seguidores.

Entonces viajó al futuro, a los albores del duodécimo milenio, y enterró en los restos del planeta Tierra el disco. Se preocupó de que la ubicación estuviera protegida, y de que solo se encontraría el disco en el momento preciso. Por último recorrió el flujo del tiempo hacia el octavo milenio, dejando pistas aquí y allá, para que la recién creada organización de los Garantes del Espacio-Tiempo pudiera encontrar el disco que les guiaría hasta el previsto 23151.

Por último, y sabiéndose con la misión cumplida, regresó a su hogar. Ya había vivido demasiado en unos pocos días, y necesitaba continuar con una vida relativamente tranquila.

Volvió a sentarse en su sofá, cerró los ojos y se concentró en volver a ocultar los canales de luz de su cuerpo, para siempre.

Entonces ante el, y sin invitación previa, aparecieron Ïorgs, Älig y Ëlg, que se postraron ante él. Óscar notó que Ïorgs había tomado la presidencia del grupo, y que se había convertido en el más alto de los tres.

—Te pedimos disculpas por nuestra actuación anterior —dijo Älig con sumisión.

—Ïorgs nos ha explicado lo ocurrido y sentimos mucho nuestro ataque —continuó Ëlg.

Óscar los miró a los tres, como un padre haría con sus chiquillos cuando estos se sienten mal por haber hecho una travesura sin importancia, aunque los separaban más veinte milenios de evolución.

—Obrasteis como debíais y todo ha ocurrido según lo escrito, no debéis sentir desasosiego.

Los tres se levantaron con alivio y segundos después desaparecieron dejando a Óscar en su sofá, solo, esperando que a partir de aquel momento su vida fuese más sencilla.

Multidimensional (parte VI – Transferencia)

MULTIDIMENSIONAL

6 – TRANSFERENCIA

Ïorgs abandonó a Óscar en aquel momento. Ya había finalizado su propia misión y debía volver a su tiempo. Óscar decidió regresar a su casa, intentar por enésima vez sentarse en su sofá para relajarse e intentar pensar claramente. Solo en ese instante intentaría leer el disco de datos.

Así lo hizo y pasó por los anaqueles virtuales que aquel disco contenían, leyendo cada porción de información que en ellos se almacenaba. Perdió la conexión con la realidad mientras que se hundía entre aquella ingente cantidad de noticias, reseñas y referencias. Tanto fue así que un nuevo día amaneció y Óscar aún se mantenía sentado en el sofá, con las ropas del día anterior, y el disco posado sobre la palma de su mano.

Cuando terminó pudo al fin comprender su papel en la historia, entonces decidió recorrerla a su ritmo, a la inversa del curso trazado por Ïorgs y deteniéndose en otros momentos. Vio la transhumanización y la destrucción, también comprobó los cambios que la humanidad había hecho en su conducta para poder mantener el planeta en un estado aceptable; sabía que aquello no habría ocurrido si no hubiera robado aquel chip que aún mantenía en su bolsillo, desde que lo robó no había podido volver más atrás del momento de su transformación, aquel parecía haber sido un evento clave en la historia, uno que había sido bloqueado para no poder ser cambiado jamás.

También vio que ciertos restos de la antigua humanidad se habían mantenido inalterables y que durante siglos se habían sucedido guerras, no solo dentro del planeta sino entre los planetas que habían sido colonizados. La población humana para el momento de la destrucción del planeta Tierra era de cuatrocientos mil millones en apenas doscientos planetas habitados.

Vivió el cambio de base al carbono-silicio y cómo aquello generó la animadversión al planeta en el que aquello había sucedido, pero años después comprobó como el cambio se producía en el resto de planetas al cederse la tecnología que lo había producido, pues el cambio había hecho posible una mejor comunicación entre los seres, que eran capaces de conectarse de modos más profundos que antes del cambio.

Después Óscar siguió su camino y vigiló de cerca el primer viaje temporal de la humanidad, dentro de una cápsula sellada al pasado de la Tierra, mucho antes de que los humanos primitivos hubieran sido creados.

Avanzó y avanzó hasta encontrarse de nuevo en el año 23140, y vio de nuevo la celebración en la que Ïorgs era proclamado miembro de los Tres.

Estaba en un pequeño planeta, el que había recibido la primera remesa de colonizadores desde la Tierra. La población de aquel planeta, de nombre LI-30TH01 no superaba el medio millón de habitantes y se había erigido como centro gubernamental de las colonias cuando estas se empezaron a desarrollar. Era el único planeta de todos los que habían asimilado a la antigua población del planeta Tierra que no había tenido ninguna guerra en toda su historia, y sus habitantes se sentían muy orgullosos de aquello.

Cuando la celebración concluyó, Óscar fue al encuentro de Ïorgs, que se asustó al ver un ser tan extrañamente ataviado.

—¿Quién eres? —preguntó el joven Ïorgs.

—Soy Óscar, me conocerás en tu futuro. Vengo de muy atrás en el tiempo. Del año 2031.

—¡Eso es imposible! El primer viaje fue en el octavo milenio.

Óscar sacó el disco de datos de su bolsillo y se lo mostró a Ïorgs que quedó impresionado.

—¿Eso es… —intentó preguntar.

—Sí, son las sagradas escrituras. Tu me las darás dentro de unos años.

—¿Cómo? Llevan desaparecidas siglos. Nosotros solo tenemos copias e imágenes. Ese es el disco original. ¿Cómo ha llegado a tu poder? —preguntó intentando ahogar un grito.

—Te he dicho que me lo darás tu en el futuro, en el año 23151.

Ïorgs se estaba poniendo más nervioso de lo que Óscar había supuesto. Óscar tuvo que actuar y lo tomó por las manos, cediéndole parte de sus vivencias, las que habían compartido, a través de los canales de luz.

Cuando Ïorgs miró de nuevo al rostro de Óscar había cambiado, el tono de su luz era diferente, menos brillante e intenso, pero de una tonalidad más poderosa.

—Ahora me iré, guarda el disco a buen recaudo. Recuerda que me lo tendrás que devolver para que comprenda todo lo ocurrido.

Óscar se fue de allí y dejó solo a Ïorgs, que se debatía sobre qué hacer a continuación.

—Tendré que actuar como si nada hubiera sucedido, según me ha mostrado —pensó finalmente.

Multidimensional (parte V – Nosotros)

MULTIDIMENSIONAL

5 – NOSOTROS

Hasta aquel momento, tan atrás en el tiempo, viajó Ïorgs después de haber obtenido el permiso de sus compañeros; quería arreglar la situación y se presentó pacíficamente delante de Óscar, este se llevó un pequeño susto, pero se estaba ya acostumbrando a que nada fuera normal.

—No tuve la ocasión de darte las gracias —dijo Ïorgs.

—Lo comprendo, estabais bastante ocupados intentando darme caza.

—Es cierto, mis compañeros no han llegado a comprender tu función en esta misión. Llevan mucho tiempo en su posición de poder y se creen los mismísimos profetas cuando únicamente son los ejecutores, torpes muchas veces, de las antiguas escrituras.

—¿Y no has venido a acabar el trabajo?

—No —respondió de manera tajante Ïorgs.

Óscar estaba entrando en un estado de desesperación por todo el conocimiento que ya tenía, que suponía le podría impedir vivir una vida normal, y deseaba escapar de todo aquello, olvidar, y así se lo solicitó a Ïorgs.

—Tenéis mucho poder —dijo Óscar—, y me habéis prestado parte a mi, que no soy nadie. Yo no lo quiero —paró para tomar aire pues se estaba ahogando—. ¿Puedes hacerme olvidar todo?

Aquella pregunta no sonó como tal, sino como una orden camuflada tras una súplica, y mientras que la iba pronunciando se acercaba a Ïorgs, hasta que le cogió las manos y se arrodilló en el suelo. Sus capacidades mentales se estaban degradando rápidamente por la presión y los cambios a los que había sido sometido.

—No, eso es imposible —dijo Ïorgs—. Necesitas permanecer completo.

—¿Completo? Soy de todo menos completo, ¡me habéis arruinado la existencia!

—¡Has salvado el planeta, la existencia! ¿No te das cuenta?

Óscar siguió en el suelo, soltó las manos de Ïorgs y se miró las suyas propias, con sus canales de luz que le iluminaban la mirada. Se quedó absorto, deseando que nada de aquello fuera real.

Ïorgs cogió entonces el brazo sin fuerza de Óscar, lo obligó a levantarse de donde estaba tirado en el suelo, y viajaron al tiempo de Ïorgs, como espectadores. Óscar temía que al final sí acabarían con él, aquel posible futuro no le importaba lo más mínimo: «Mejor así que recordar» pensó cuando supuso que su final estaba al llegar.

—Observa, este es mi tiempo, el año 23151. Ahí te puedes ver a ti mismo, iluminándote por primera vez.

Todo se volvió entonces difuso a su alrededor, borrones de luz y oscuridad pasaron a sus lados hasta que todo se frenó en seco trayendo de nuevo una imagen nítida, en el mismo lugar. En el púlpito solo estaban dos seres, los que eran conocidos como Alïg y Ëlg. Se podía apreciar en la escena que Alïg era nuevo en el puesto de cabecilla del grupo, pues no tenía el aplomo que había demostrado en su primer encuentro.

Ïorgs estaba frente a ellos, arrodillado. En el suelo una mancha líquida de luz recorría su camino, cubriéndolo hasta la coronilla. Después una pequeña explosión descubrió al nuevo Ïorgs; acababa de ser nombrado miembro de los tres, el menor de ellos. Era 23140.

—No llevas mucho teniendo tanto poder —observó Óscar.

—Unos años, aunque he sido instruido desde el nacimiento, pero ese no es el punto de traerte aquí, de hacer este camino inverso. Parar aquí ha sido únicamente culpa de mi nostalgia, lo siento.

Volvieron a navegar contra corriente en el tiempo, deteniéndose varios milenios atrás. Óscar reconoció el lugar en el que estaban, pero algo no cuadraba, faltaba algo, una masa enorme y cubierta de agua, que el llamaba Tierra, había desaparecido. Su lugar lo ocupaban restos del planeta. La Luna, llena de escombros, se mantenía vigilando el lugar donde en el pasado había estado su compañera.

Entre enormes bloques de masa inerte, Óscar pudo ver un fulgor, miles de focos sobre lo que podría ser llamado un asteroide del tamaño de Australia. Se acercaron y vieron una enorme cúpula en el centro del cascote, de decenas de kilómetros de diámetro. La atravesaron y vieron dentro algo parecido a una civilización, seres de luz, como el propio Ïorgs; parecían estar llevando a cabo una excavación.

—¡Aquí! ¡He encontrado algo! —dijo uno de aquellos seres.

—Acaba de encontrar nuestras sagradas escrituras, el plan que llevamos siguiendo once milenios, y que nunca nos ha fallado —dijo Ïorgs con solemnidad.

—Tu compañero no pensaría eso —dijo Óscar sabiendo que su misión, según ellos, había fracasado.

—Bueno, viajemos más al pasado y veamos.

Llegaron al año 8148, en un recinto de mármol blanco, decenas de seres de luz en pie, al rededor de tres de ellos. Todos ataviados con pulcros uniformes y con las dos manos luminosas en alto.

—Prometemos garantizar la continuidad del espacio-tiempo, con nuestras vidas si fuera el caso. Siempre —dijeron todos a la vez.

—Aquí se creó nuestra organización. Es un buen momento en el que hacer turismo temporal, nos llena de nostalgia y agradecimiento a esos hombres —dijo Ïorgs mientras dejaba que una repentina emanación de luz saliera de su cuerpo—, pero viajemos un poco más atrás, al 8143.

—¿Qué pasó en ese año?

—El primer viaje temporal de un humano, un experimento que llevaban buscando completar con éxito durante décadas, siglos incluso.

—¿Desde que en 7200 todos los humanos se hicieron híbridos de base? —preguntó de manera resabiada Óscar, que recordaba lo que le habían enseñado al transformarle.

—Sí, quizá desde mucho antes. Posiblemente desde que en el 6215 se realizó la primera fusión carbono-silicio por un humano. Ese dato solo lo tenemos unos cuantos; de los tres, únicamente yo. Hay momentos bloqueados en el tiempo y que solo pueden ser visitados por seres elegidos, forman parte de la historia inalterable.

Siguieron viajando atrás en el tiempo, viendo escenas agradables y otras no tanto, llegaron al 5712.

—Sé que ya has visto la Tierra desaparecer, pero las siguientes imágenes, el siguiente momento, es mucho más duro, estás preparado para ello. No es algo en lo que se adiestre a todos los seres por su dureza. Sólo unos pocos conocemos esta realidad —dijo seriamente Ïorgs.

—Supongo que no me puedo romper mucho más —respondió Óscar.

Estaban en la Luna, mirando el planeta Tierra y cómo franjas de lava y fuertes erupciones azotaban la superficie. El planeta se estaba despedazando ante sus ojos y Óscar no pudo reprimir un llanto.

—Esto no se puede solucionar. Ha sido por causas físicas del planeta, no se puede hacer nada —consoló Ïorgs a Óscar.

—¿Por qué me muestras esto? ¿Cuántos seres han desaparecido? Puedo notar el hedor a muerte desde aquí.

—El mínimo posible, se sabía de la destrucción del planeta desde siglos atrás y se comenzó la emancipación del planeta, el éxodo, hace más de tres milenios. ¿Quieres ver cómo salió la primera nave colonizadora?

Óscar miraba a Ïorgs con los ojos muy abiertos, arrasados por las lágrimas y cambiaron de nuevo de tiempo, viendo como una nave, poblada por más de quince mil humanos, aparte de fauna y vegetación autóctona suficiente como para no pasar apuros en el planeta de destino, salía a velocidad sublumínica desde una estación espacial en órbita sincrónica con la Tierra.

—En esa nave iban mis antepasados —dijo Ïorgs.

Óscar cayó lentamente en la cuenta de aquellas palabras.

—Sois… nosotros.

—En el futuro.

—Y… ¿por qué queréis cambiar vuestro pasado?

—Es complicado de explicar, y prácticamente nadie comprende el funcionamiento, pero era necesario que hicieras lo que hiciste para que todo se mantuviera igual. Sé que nuestra acción en el futuro con tu pasado, para poder mantener todo igual es difícil de explicar, pero así es contada en las sagradas escrituras.

»El tiempo no es una corriente de agua que circula en un único sentido desde las montañas al mar, sé que solo estoy intentando simplificar lo que te digo; piensa en el tiempo como en una molécula de agua, que si se evapora asciende, que si se enfría desciende, que puede formar parte de un río que avanza hacia el mar, y que dentro del mismo, o de los océanos, puede trazar diversos cursos según las corrientes dominantes.

»Ni Alïg ni Ëlg saben nada de esto, pero era necesario que todo ocurriera de esta manera para que yo pudiera tener esta conversación contigo.

Ïorgs sacó entonces un disco metálico de un bolsillo oculto de su túnica y se lo entregó a Óscar.

—¿Este es el disco que hemos visto sacar de aquella excavación en el futuro? —preguntó Óscar.

—Sí. Léelo.

—¿Cómo?

—Ponlo sobre tu mano, y concéntrate en tu luz. Luego piensa que recorres la superficie del disco como si estuvieras caminando por una enorme biblioteca. Tienes dentro de ti la tecnología necesaria para hacerlo —dijo Ïorgs afianzando la confianza de Óscar para poder leer aquel disco.

Multidimensional (parte IV – Cambio)

MULTIDIMENSIONAL

4 – CAMBIO

Con el chip en el bolsillo de su pantalón, pensando que nada había cambiado, Óscar vio la retornada realidad donde instantes atrás solo existía la nada. Aquello le produjo alegría, parecía haber cumplido su misión, pero también tristeza, pues tarde o temprano aquel mundo cambiaría a peor de un modo u otro mientras que los humanos en sí no cambiaran.

Desde su parcela en la Luna, Óscar observó meditabundo hasta que se sintió con las fuerzas necesarias para volver a su planeta natal, notaba algo diferente pero no sabía qué era, el pelo se le erizó de repente al sentir una ola de energía emanante de la misma tierra que le sumergió en un profundo estado de paz.

—¿Habrá cambiado algo allí abajo? —se preguntó a sí mismo.

Las prisas le cubrieron y en un santiamén se transportó a la Tierra del 2041. Notó cómo el magnetismo de la tierra emitía una vibración diferente, cómo los mismos seres habían cambiado en su generación energética, aunque no en su aspecto. Sobrevoló ciudades y las reconoció más verdes de lo que eran en su pasado, incluso instantes antes de que el mundo desapareciese. Respiró aire puro, incluso sobre las más grandes ciudades, recorrió valles, montañas, ríos, y mares y sintió fluir la vida. Quiso saber cómo se encontraría su viejo barrio.

Llegó y se frenó en seco en el parque en el que de niño jugaba a las chapas, lo que antiguamente era un solar de arena con algunos setos aquí o allá se había cambiado por una frondosa pradera de verde césped donde los niños corrían y saltaban junto a animales domesticados y sin domesticar.

—¿Es eso una ardilla? —dijo en voz alta sin darse cuenta.

—Pues claro, un león no es —respondió un chiquillo que pasaba a su lado.

Desorientado por aquello, Óscar salió del parque y se dirigió a su pequeño piso que sabía que aún mantenía, había hecho los arreglos necesarios para mantenerlo en propiedad cuando le dieron aquellos poderes. Tenía que cruzar una calle ancha, con varios carriles en cada sentido para los coches, pero lo que encontró fue muy diferente: dos carriles anchos y de suelo naranja y gomoso por el que circulaban bicicletas y patinetes, dos más en los extremos donde lo hacían personas a pie, y ni un solo vehículo motorizado a la vista. Cruzó y llegó a su portal, al que entró directamente, subió las escaleras y llegó a su puerta, que estaba abierta y que no mostraba signos de haber tenido nunca una cerradura en ella.

Óscar entró asustado, pensaba que quizá le hubieran robado.

—¿Hola? —preguntó al cruzar el umbral.

Antes de esperar ninguna respuesta pudo comprobar que allí nada había cambiado, el mismo suelo, el mismo sofá, el televisor no estaba; donde debía estar una fina pantalla de cristal verde se mantenía anclada a la pared.

—Hola —se oyó responder desde lo que era su habitación—. No te asustes, sé que es tu primera vez aquí.

Un Óscar diez años mayor apareció en el salón, se acercó a su cuerpo más joven y se abrazó a sí mismo. Óscar sintió en aquel momento todo el afecto y el cariño del mundo.

—Has salvado el planeta, quédate con eso.

—¿Pero…

Óscar se quedó con la pregunta en los labios cuando un mareo le sobrevino, sus manos comenzaron a brillar y perdió completamente el conocimiento.

Cuando abrió los ojos y pudo recuperar el control de su cuerpo se vio de nuevo ante los tres seres de luz, que con rostros agrios le miraban desde sus púlpitos.

—No has sido capaz de completar satisfactoriamente tu misión —dijo Alïg.

—El mundo no ha sido destruido, ha cambiado.

—Eso no es lo que te solicitamos —contestó Ëlg.

—Pero ha mejorado —se defendió Óscar.

—¿Quién te pidió que mejorase? Nadie. Debías dejarlo todo como estaba. Debías mantener la linea temporal con el único cambio de la no destrucción del planeta. Estaba escrito que así sería, pero has fallado a la predicción, a la primera de ellas que se hizo —continuó con la reprimenda Alïg.

—¿Escrito? —preguntó Óscar.

Ïorgs permanecía callado, observando y sabiendo lo que ocurriría a continuación, disminuyó su nivel de energía, prestándosela a Óscar para que este pudiera huir, por un tiempo al menos.

—En las viejas escrituras, que han pasado por milenios de historia hasta nuestros días, y que han resultado, siempre, ser correctas. Hasta que te has visto involucrado en ellas. Eres un error, y como tal deberás ser eliminado del flujo.

Óscar vio a los tres levantar sus manos hacia él, y notó salir de sus dedos rayos de energía que llegaron a su cuerpo dejándole prácticamente sin respiración. También sintió que solo dos de ellos le atacaban mientras que el tercero le defendía del ataque. Entonces se concentró en lo que había aprendido y consiguió acumular la energía necesaria como para crear un escudo temporal alrededor suyo y huyó de allí, notando a sus perseguidores detrás aun fuera del flujo mismo. Sin saber cómo, fue más allá en el futuro y se encontró tumbado en una pequeña cala frente a un lago de agua transparente que reflejaba la cálida luz del Sol, y que le hizo recuperar algo sus fuerzas.

Dándolo por perdido temporalmente, los tres seres de luz se reunieron, y discutieron el curso de acción posterior. Siempre se habían guiado por los antiguos escritos, y muy pocas veces habían demostrado iniciativa propia; la situación era nueva para ellos.

—No teníamos que haber hacho nada —dijo Ëlg cuando ya se habían serenado—. Hemos seguido una de las primeras escrituras, las que menos claras están y las que más variables contienen.

—Poco importa eso ahora: lo hecho, hecho está —respondió Alïg—. Pero no podemos dejarlo ir, no debe haber más seres multidimensionales que nosotros. Debemos encontrarlo.

—Nosotros no hemos cambiado —dijo el tercero, Ïorgs—, con lo cual la predicción y lo ocurrido después ha sido tal y como debía.

Los tres se quedaron pensativos, con sus fluctuantes luminiscencias dejando claro que estaban muy lejos de allí, calculando hipotéticos futuros y cursos de acción, revisando el pasado por si era aquello verdad, que nada había cambiado para ellos.

—Aún así, debemos capturarle —dijo Alïg al fin, estableciendo que no podían dejar cabos sueltos por si algo más cambiaba.

—Yo me encargaré —respondió Ïorgs, que ya había trazado un plan.

Mientras tanto, Óscar pensaba qué hacer. Quería volver a su tiempo, a su vida normal, a despertarse en su cama, prepararse un buen desayuno y continuar con su trabajo y su vida. No sabía si aquello sería posible, pero lo hizo.

Intentó regresar al instante en el que todo había empezado, pero no fue capaz, sólo pudo ir segundos después, a las 08:08 de aquel día de Noviembre del año 2031.

—¿No puedo ir más atrás? —se preguntó—. ¿No puedo cambiar mi pasado para que nada de esto haya ocurrido?

Volvió a intentarlo, pero con cada esfuerzo quedaba más debilitado, y finalmente lo dio por imposible. Se hizo entonces un desayuno frugal y se sentó en su sofá, frente al televisor, sintiéndose agotado por lo ocurrido y desesperado por no saber que podría ocurrir después. Todo era tan extraño.

Multidimensional (parte III – Oscuridad)

MULTIDIMENSIONAL

3 – OSCURIDAD

Después de observar aquel mundo del que podría ser el año 23151, Óscar decidió volver al suyo propio y comenzar a recabar la información necesaria, con las pistas que ya había recibido.

Cambió de fase, pasando de ser partícula a onda, y se trasladó por el éter hasta el momento en el que había sido tomado por aquellos seres. Se miró frente al espejo de su cuarto de baño, y tras unos segundos comprobó en el reloj de la radio, que estaba sobre una pequeña repisa, que el minutero cambiaba de las 08:06 a las 08:07.

Volvió después a su cuarto y se vistió con ropas que le permitieran ocultar su luminosidad, pero no resultó suficiente. Suponía que no se dejaría ver, pero de alguna manera debía pasar inadvertido. Se sentó en el sofá cubierto de arriba a abajo, mostrando solo al exterior la cabeza, algo de cuello y ambas manos. Se miró las grietas llenas de luz de sus palmas y pensó en cómo reducir aquella exposición de fotones al exterior; pensó en ponerse unos guantes, una gorra y salir a la calle de aquella guisa, pero el clima no acompañaba para ir tan cubierto, pese a estar a mediados de otoño el Sol atacaba con fuerza y el termómetro no bajaba de los 26 grados centígrados. Se le ocurrió cubrirse con maquillaje, pero no tenía, y el simple hecho de ir a buscarlo a la tienda ya le expondría, aunque siempre podría servirse de sus capacidades para tomarlos prestados mientras que frenaba el discurrir del tiempo; no era una solución elegante y la descartó, pero la idea de utilizar sus capacidades caló hondo y pensó en que si tenía las capacidades necesarias como para manejar el espacio-tiempo, también sería capaz de alterar en cierta manera la materia misma, y al igual que él se transformaba en onda para recorrer a su antojo épocas y lugares de otro modo vetadas para él, podría transformar ondas ajenas en partículas e incluso átomos de otros elementos en lo que él quisiera.

Comenzó con pruebas sencillas, sacó los restos de un filete, de la noche anterior, de la basura y se concentró en ellos. Tras unos minutos de seria meditación consiguió que se crease una fina costra a su alrededor y luego la visualizó como piel misma. Le dejó agotado, pero supo que aquella era la manera para pasar desapercibido.

Ya que estaba en la cocina desayunó fuerte, y recuperó las energías casi al completo. Entonces se centró en sus manos, en las líneas de luz que las recorrían adentrándose en el resto del cuerpo, y comenzó a cubrirlas milímetro a milímetro, oscureciendo y densificando la piel que las cubría hasta que todo su cuerpo pareció de nuevo normal. Supuso que la sociedad a la que lo habían llevado utilizaba aquella luminosidad como símbolo de estatus, pero en el momento en el que él mismo vivía aquello no tenía ningún sentido. Todo el cambio la había resultado menos exigente que el experimento con los restos del filete, pero aún así se tomó el resto del día para recuperarse y trazar un plan válido.

A la noche decidió que necesitaba ver de nuevo el fin del mundo y volvió a transformarse en onda, salió de la atmósfera que recubría el planeta y se posó sobre la superficie de la Luna, siempre estando protegido por la burbuja de atemporalidad que le rodeaba. Viajó una década al futuro y de un segundo al siguiente la Tierra había desaparecido. Se quedó observando aquel instante detenido en el tiempo y le asfixió una sensación de soledad que suponía que nadie habría vivido jamás.

Óscar recorrió el camino a la inversa y volvió a la mañana de su cambio. Había visto la realidad y quería cambiarla, no por la misión, sino por él mismo, por los suyos, quizá no tanto por la humanidad en conjunto que sentía como un virus en el planeta… pero había cosas buenas que mantener.

Comenzó a investigar con lo que le habían dicho los tres seres de luz, tenía varias pistas incongruentes: eran humanos evolucionados, aunque la humanidad había desaparecido en 2041, aquello podría deberse a bases secretas en otros planetas, había oído hablar de ellas, también hablaban del cambio de base a una mezcla de carbono-silicio, por allí empezaría.

Recorrió poco a poco los avances realizados en biología hasta la desaparición del planeta y comprobó que en el año 2037, 6 años en su futuro, se creaba el primer ser con aquella mezcla de base: un ratón con un doble sistema nervioso y que vivió apenas unos días pero que se demostró como el más inteligentes de los “nacidos” hasta el momento. A partir de ese descubrimiento Óscar comenzó a observar qué hechos habían llevado a la humanidad hasta aquel momento.

Descubrió que todo se remontaba 40 años atrás, en la última década del siglo XX y cuando él aún no había nacido. Un proyecto militar secreto conjunto a la GZK había conseguido crear el primer chip con un qbit, nadie supo nada de aquello hasta años después. Ese pequeño chip dobló automáticamente la capacidad de computación de los primitivos ordenadores y ayudó a que años después se creara el primer chip consistente en dos qbits; no consistía solo en crear aquellos qbits y ponerlos a trabajar en paralelo, sino en generar las órdenes necesarias para que pudieran trabajar sin pisarse uno al otro, la programación fue mucho más complicada que la misma creación de aquel chip.

Hasta 2015 no pudieron implementar el primer chip con 3 qbits, intensos quebraderos de cabeza impidieron su creación anterior pues con cada adicción se veían inmersos en nuevos problemas incapaces de resolver con la potencia disponible. A partir de ese chip el crecimiento fue exponencial e imposible de detener hasta que en 2026 se creó el primer chip con 128 qbits.

Óscar se dijo que era el momento que llevaba buscando desde que había comenzado su investigación, y que tendría que robar aquel chip para detener los avances que darían con el fin de todo.

La ubicación en la que se encontraba aquel prodigioso chip era rara, terreno de nadie y aún así de todos, pero vetado para cualquier humano que quisiera posar sus pies o sentir su gélido aire dentro de sí. Pese a que Óscar supuso en algún momento de la investigación que todo aquello se desarrollaría en terreno Norteamericano, en alguna universidad tipo MIT o Caltech, o incluso en instalaciones secretas pero conocidas como el famoso Área 51, tuvo que ir al Sur, donde el hielo cubría una tierra oculta y prohibida, y en la que se decía que se llevaban solamente experimentos para observar y mejorar el clima planetario. Allí se hacía mucho más, e incluso para sobrevolar la zona había que pedir permisos sin los cuales el aparato sería derribado sin ningún tipo de conflicto diplomático. Óscar tuvo que ir al Continente Antártico, y no le resultó tan sencillo como llegar a la Luna.

Las medidas de seguridad eran excelentes, de una categoría inimaginable, e incluso cubierto por la atemporalidad Óscar notó como había alarmas que trabajaban en su mismo nivel, y que se dispararon en cuanto puso su particular masa en las instalaciones en las que se llevaría a cabo el experimento que debía parar del día siguiente.

Óscar se quedó congelado y su entorno se volvió mucho más denso de lo habitual, incluso de lo necesario; tuvo que concentrarse profundamente para volver a convertirse en onda y escapar de allí, y no lo consiguió hasta que se deshizo de la capa que cubría los ríos de luz que recorrían cada centímetro de su piel. Profundizó en las instalaciones, muy por debajo del nivel del mar, y tras unos muros de acero, plomo y cemento, de metros de espesor, en una estantería y rodeado de muchos otros ingenios tecnológicos se hallaba el buscado chip, que cogió sin que nada se lo impidiera.

Luego siguió buscando en las instalaciones y encontró la máquina en la que se había fabricado el chip, dentro de la que se encontraban las instrucciones necesarias para clonarlo. No había resultado sencillo diseñar aquellas especificaciones, el juego de órdenes ni siquiera los materiales con los que aquel engendro tecnológico se había fabricado, y aunque quedaran datos en bancos de memoria de otras localizaciones, Óscar decidió borrar todo rastro de la existencia de aquel chip de aquellas instalaciones.

Huir fue sencillo, en un instante estaba allí en 2015 y al siguiente estaba en la superficie lunar del año 2041, observando si la Tierra desaparecía o se quedaba inalterada en el espacio.

La Tierra desapareció, al igual que las otras dos veces que Óscar había visto aquel momento, y lloró por no haber sido capaz de eliminar aquel evento histórico como se le había mandado. El llanto le ahogó y fue incapaz de detener el tiempo a su alrededor como la vez anterior. Había fallado. Observó el vacío donde antes había un mundo fértil y en sus manos el chip que suponía todo podría cambiar.

La Tierra reapareció en su misma posición segundos después. Óscar siguió llorando, esta vez de alegría.